Plan Ceibal: 396.727 computadoras
tienden puentes sobre brecha digital

Nuestra opinión

 

 Reducir Ampliar Cambiar tamaņo

En la antevíspera se completó la entrega de las computadoras del Plan Ceibal a toda una generación de alumnos de enseñanza Primaria en el país. Los ordenadores entregados suman 396.727 y tienden un puente por sobre la temida brecha digital, permitiendo que todos los alumnos de la Primaria pública tengan aquí acceso a un recurso decisivo para insertarse en el nuevo mundo del conocimiento. Es un gran logro, hasta ahora solamente alcanzado por Uruguay, cuyos efectos seguramente se harán palpables en los próximos años.

Ayer se entregó, en un complejo escolar en la Unión, la última de las computadoras XO del Plan Ceibal. De este modo se completa la distribución gratuita de estas herramientas entre los alumnos de enseñanza Primaria, con 396.727 ordenadores entregados. No es una noticia que pueda ni deba soslayarse, sino todo lo contrario: Uruguay se convierte en el primer país en darle a toda su población escolar una herramienta decisiva para atravesar la llamada “brecha digital”, esa insalvable trinchera que hoy separa a quienes no tuvieron la oportunidad de manejar recursos informáticos de quienes sí lo hicieron, casi siempre gracias a una mejor situación económica del hogar de origen.

El Plan Ceibal iguala las oportunidades para todos los niños uruguayos, brindándoles un equipo especialmente desarrollado para estimular la adquisición de conocimientos. La combinación de esos equipos con la curiosidad infantil y la apertura a lo nuevo que caracteriza a esos años darán de suyo un muy fuerte impulso a la vinculación entre los niños uruguayos y la informática. Realmente es estimulante ver a los escolares portadores de sus computadoras por doquier en todo el país o apiñados con los pequeños ordenadores verdes en los lugares en que descubren una conexión inalámbrica no protegida, que les permite ingresar a Internet o comunicarse con sus compañeros.

No es posible enseñar informática sin contar con la posibilidad de un acceso directo a una computadora. No se trata de un dominio en el que la sola teoría familiarice con el recurso, en especial tratándose de niños. La experiencia de contar con una computadora, equivocarse y empezar de nuevo, es simplemente intransferible y hoy significa salvar a quienes cuentan con esta posibilidad de una nueva forma de analfabetismo, el informático, que podría condicionar su vida y sus posibilidades laborales. Los recursos digitales hoy están presentes en todo, desde un tractor a cualquier máquina industrial. Y así seguirá siendo en un nuevo mundo en el que los mayores capitales serán la capacitación y el conocimiento.

Sin dudas, todo es perfectible y es muy probable que los beneficios del Plan Ceibal puedan multiplicarse en la medida de que se cuente con más docentes preparados para proyectar a los escolares en nuevas experiencias, enriqueciéndolos en su formación digital. A tal cosa debe apuntarse en el futuro, en especial habida cuenta de que el plan se proyecta en el tiempo y que ya se prevé la entrega de más de 50.000 nuevas computadoras a los alumnos que el año próximo cursarán el primer año, mientras también se considera la incorporación de todos los alumnos de la Secundaria pública.

Hay que ser cuidadosos para que lo mejor no resulte en freno o enemigo de lo bueno. Así, la acelerada entrega de las computadoras para nada puede cuestionarse con el argumento de que hubiera sido preferible un paréntesis de formación docente para maximizar su aprovechamiento por los alumnos. La disposición de las máquinas ya es buena en sí misma y brinda la ocasión de aprovechar todo lo que tienen de intuitivo, de experimentar y de obrar por emulación, viendo los recursos que otros ya aprendieron a utilizar. A esta altura sí que conviene hablar de una proyección del Plan Ceibal que maximice sus efectos, apelando al apoyo docente y al establecimiento de planes y de metas de aprendizaje formal.

Se entiende que la experiencia adquirida en este primer año será capitalizada en los períodos sucesivos. E incluso se impulsan algunas ideas particularmente ambiciosas que se viabilizarían a partir del plan y de la conectividad que supone. Tal el caso de la posibilidad de hacer exámenes de conocimiento en todas las escuelas al mismo tiempo, herramienta muy valiosa para obtener datos absolutos y comparados sobre la calidad de la formación.

En campaña electoral todo aparece como polémico y cuestionable, por más que el Plan Ceibal es reconocido como mérito del gobierno aún entre sus más enconados adversarios. Por eso, más allá de que la distribución final de computadoras de este proyecto se haya realizado en la muy particular coyuntura preelectoral, el completar la entrega de estas herramientas a toda una generación de alumnos de la educación Primaria constituye un hito singularmente valioso para todo el país.