HURACÁN BUCEO RETORNA GERENCIADO A LA “B”

El barrio hace tiempo lo esperaba

>>
>> Reducir Ampliar Cambiar tamaño

 

El barrio no dejó morir a Huracán Buceo. Lo supo esperar y la empresa Intersports, será quien lo gerenciará y lo "volverá a la luz" en el próximo torneo de la Segunda División Profesional.



QUINTETO NORTEÑO. Wellington, Edson, el técnico Leonardo Schiammarella, Diego y William.
La ex calle Comercio, hoy Mariscal Solano López, lo mantuvo "latiendo" pese a que dejó de jugar. No permitió que desapareciera. Prueba de ello es el pizarrón en avenida Italia o el que está en el bar que lleva el nombre del equipo que, siempre, tienen noticias del club.

Y si seguís rumbo a la rambla, podrás apreciar al "Topo Giggio", un símbolo de los tricoplayeros, anunciando ofertas de una carnicería que ya fue. Y está la florería, pescadería, en fin, el barrio mantuvo vivo el "es el Hu, es el Hu...".

El tiempo pasó y esta gente no se dejó doblegar y al final, en pocos días, comienza el torneo de la Segunda Profesional y el anuncio es que vuelve Huracán Buceo.

Leonardo Sciammarella Neto, es integrante de la empresa brasileña Intersports, que tiene vínculos con Noruega y Argentina, y se encargará de gerenciar el club que preside el Dr. Mario Míguez.

"Esta empresa ha estado haciendo un relevamiento en Argentina y Uruguay, durante dos años, con el fin de concretar un gerenciamiento, invertir en clubes de fútbol", nos contó Leonardo, quien cumple la función de manager y técnico de Huracán Buceo.

Es quien se encarga no solo de dirigir, sino que es quien define el plantel y realiza los contratos con los futbolistas.

En definitiva es un administrador en todo lo que tiene que ver con lo deportivo, teniendo, también, participación en lo económico, como integrante de la empresa gerenciadora. "He observado el torneo de la B, y me parece que el nivel no es malo, pero no se puede practicar buen fútbol porque el estado de las canchas es muy malo. La prueba está que los equipos que ascendieron a Primera, como Fénix, Juventud y Cerro, están haciendo un muy buen papel", nos comentó "Leo". Agregando que "Huracán Buceo es un equipo de Primera que está en Segunda y nosotros apostamos a su gente, a quienes los acompañaron siempre y estamos seguros que los volverán a acompañar ahora".

En cuanto al estilo futbolístico fue claro al decir que "este será un equipo que tendrá una mezcla de culturas futbolísticas, que sin duda pueden concluir en un muy buen estilo. El buen trato de pelota del jugador brasileÑo y la fuerza, garra y entrega del uruguayo. Porque el fútbol, hoy, no es sólo de jugar bonito. Tenés que jugar, atacar, pero también defender. Confío en el grupo de jugadores y de una cosa estoy seguro, no le van a tener miedo a nadie".

Junto con "Leo", ahora, llegaron cuatro jugadores brasileños, Wellington Da Silva Araújo (21 años), volante de creación. Luego de la escuela pasó por Vasco y Madureira, para arribar a Huracán Buceo. Edson Gabreira De Olivera (21), juega como volante por derecha. Estuvo en América F.C. Diego Leonardo Silva Soares Pereira (21), centrodelantero, jugó en Madureira y Vasco de Gama. William Beserra Gomes (22), volante central, jugó en Vasco.

Salvo William, que nació en Piaui, los otros tres futbolistas son de Río de Janeiro. Y tienen, todos, como hecho común, que se iniciaron en la Escuela de Atlético Xingú, similar a lo que sería la Renatto Cessarini de Argentina.

Allí los muchachos, muy jovencitos, realizan trabajos de cancha y playa y los diferentes equipos los van a buscar a la escuela para llevarlos a sus clubes. Hoy los norteños están en Uruguay y junto con sus compañeros, serán los responsables de provocar una gran sonrisa en la hinchada, que, hace tiempo los esperaba. Bienvenidos.

Brindis del reencuentro

El lunes próximo, a las 21 horas, se realizará lo que se llamará "Por la Vuelta", oportunidad en que se presentará el plantel principal de Huracán Buceo. El acto tendrá lugar en la sede, Velsen 4440, casi Colombes y provocará en reencuentro de autoridades del deportes, socios, simpatizantes, ex jugadores y entrenadores, todos, compartiendo un brindis.