deudas de calagua comprometen continuación de proyectos

Azúcar: embargo pone en
peligro parte de cosecha


>>
>> Reducir Ampliar Cambiar tamaño

 

Por deudas de la cooperativa agraria Calagua se rematará el sistema de riego que alimenta 3.200 hectáreas de caña de azúcar y que involucra
a 200 productores. Los gremios están preocupados.



Caña de azúcar. El riego es vital para las plantaciones.
En Bella Unión la preocupación llega a toda la ciudad. Esta semana el rumor que circulaba en cada rincón del pueblo sobre el remate del sistema de riego que administra Calagua dejó de serlo, luego de que la Justicia embargara las bombas que alimentan el riego de 3.200 hectáreas de caña de azúcar.

La cooperativa en la que trabajan 40 empleados brinda servicios de riego y de laboreo de tierra a alrededor de 200 productores, pero enfrenta deudas con una larga lista de acreedores entre los que figuran varios entes del Estado, como el Banco República, UTE, Dirección General Impositiva (DGI) y Banco de Previsión Social (BPS). Dentro de la lista, el BPS es el primero que decidió iniciar una demanda contra la firma y es inminente el remate judicial de tres de las cuatro bombas que se ubican sobre el río Cuareim.

"Es el corazón de todo, si nos sacan la toma principal muere todo el proyecto sucroalcoholero.

Estamos regando 3.200 hectáreas, más de la mitad del proyecto que hoy tiene 6.000 hectáreas junto con Alur. Rematar esto significa que puede venir cualquiera a quedarse con el sistema de riego y si no le interesa que se plante caña va a cerrar la canilla, o va a vender el agua al precio que se le ocurra", dijo a Ultimas Noticias el dirigente del Sindicato Único de Calagua (Sucal), Germán Moraes. Las dificultades determinan también que en la actualidad 20 funcionarios estén en seguro de paro, los que ya fueron notificados por el directorio que no serán retomados.

El proyecto de Calagua para el riego de la plantación de caña nació en 1985 y fue financiado con un préstamo de U$S 15 millones provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que tuvo como garante al Estado. La deuda actual incluye ese monto, más la originada en el período de crisis del sector que se extendió desde 1991 hasta 2005. "Los únicos que defienden el proyecto son el pueblo y los trabajadores, pero ahora se lo quiere rematar al mejor postor sin que nadie haga nada", dijo Moraes. En tanto, Ultimas Noticias se comunicó con la Asociación de Plantadores de Caña, desde donde se manifestó la negativa a emitir comentarios.

Desde la Unión de Trabajadores del Azúcar de Artigas (Utaa), el dirigente Jorge Rodas aseguró a Ultimas Noticias que la situación es de absoluta incertidumbre. "Si cae en cualquier empresa o persona cómo seguimos, excepto que el Estado se haga cargo y entre a tasar en el remate", afirmó el dirigente. La intersindical de Bella Unión estudia la situación. Uno de los últimos conflictos en el sector aconteció en el mes de enero, cuando 44 familias de cañeros ocuparon 2.000 hectáreas solicitando soluciones en materia de insumos, riego y herramientas para trabajar las tierras.